7 beneficios que aporta leer libros

Probablemente, este sea uno de esos artículos destinado a no ser leído por quienes serían sus destinatarios naturales: aquellos que no suelen leer libros; para los que leemos con más frecuencia que la media, nos puede resultar hasta demasiado obvia esta enumeración con siete de los muchos beneficios que aporta la lectura de novelas y cuentos, en contraste con la lectura rápida, fugaz y superficial de la información existente en internet en general y en las redes sociales en particular. Aun así, me arriesgo a ser reiterativo ya que opino que nunca viene mal que se nos recuerde a los que nos consideramos lectores habituales lo que ya sabemos: los cantos de sirena de la tecnología son cada vez más poderosos.

Por eso, agradecí la lectura del artículo 7 Ways Reading Books Helps Managers Improve Their Perception, de Christopher Austin y LoveReading.co.uk, incluido recientemente en el blog Writers Write. Aunque enfocado a los directivos de empresas, me pareció que podría ser igualmente valioso para cualquier persona, aunque no tuviera un puesto directivo/ejecutivo; de ahí que, tras el amable consentimiento del autor, me propuse comentar dicho artículo en mi blog.

Ahí van los, al menos, siete beneficios que conllevaría la lectura de libros (respaldados por diferentes estudios científicos):
  1. Aumento del número y variedad de las palabras que se suelen utilizar, lo que redunda en una mayor utilización del cerebro y, a largo plazo, en una mejora de las capacidades mentales y en una ralentización de los problemas asociados con el envejecimiento. Esta consecuencia, llamemos"interna", del conocimiento de más palabras, tiene otra consecuencia "externa", la siguiente.
  2. Una mayor habilidad en la relación con otras personas al expresarse con más precisión; además de sorprender a los demás con un vocabulario más extenso del habitual, vocabulario este último en el que se abusa de los clichés y de las frases hechas precisamente por escasez de palabras aprendidas.
  3. Reducción del estrés. Es difícil continuar estresado mientras se está sumergido en un mundo que, aunque imaginario, es muy verosímil; viajando al lado de personajes con los que empatizamos y que llegamos a considerar parte de nosotros mismos.
  4. A mayor regularidad en la lectura de ficción, mayor capacidad de analizar los problemas con rapidez.
  5. La mejora de la memoria no está tan bien estudiada como los aspectos anteriores, pero parece lógico pensar que si se utiliza más y mejor el cerebro por la lectura, la memoria tiene que ser una beneficiada colateral. No en vano, recordar una historia de varias centenares de páginas con decenas de personajes que no existían hacía solo unos pocos días requiere que el cerebro se mantenga en forma, también en lo que respecta a la memoria.
  6. Cuanto más se lea, mejor se escribirá, aunque solo sea por el deseo inconsciente de imitar lo que apreciamos, un aspecto de nuestro comportamiento puramente evolutivo. De ahí que, desde mi punto de vista y en lo que respecta a este apartado, es importante elegir buenas lecturas para no contaminarse de los defectos de escritores mediocres.
  7. La lectura permite romper con la rutina diaria sin necesidad de grandes desembolsos monetarios ni de tiempo. A poco que uno lo intente, es sorprendentemente fácil encontrar tiempo para leer todos los días. Si sumáramos todos los minutos que estamos delante de la pantalla del televisor consumiendo sin cuestionar lo que se emite, los minutos que pasamos frente al ordenador o con el móvil navegando por internet sin saber muy bien a donde ir, los minutos para revisar el timeline en facebook o en twitter de amigos que no son tales, nos asustaríamos de las horas desperdiciadas y que podríamos utilizar para leer novelas. Claro, leer una novela media puede llevar treinta horas o más y hay que repartirlas en varios días mientras que una película, un capítulo de una serie o un programa de televisión normal no suele pasar de las dos horas; pero es que  los beneficios que aportan unos y otros medios también son incomparablemente diferentes.
Para decirlo todo, me siento obligado a confesarte que leer libros puede que te suponga un coste: conducirte a una vida menos cómoda, ya que el aumento del conocimiento y de la claridad de pensamiento puede que te convierta en alguien no tan manejable por los demás y, por tanto, seas menos sensible a las campañas publicitarias, o a las consignas de los partidos políticos, o a los programas-basura de televisión, por poner unos pocos ejemplos.

Tú decides.

6 comentarios:

  1. ummmm, ser menos sensible a las campañas publicitarias o a las consignas de los partidos políticos o a los programas basura, es un coste??? pues estoy dispuesta a pagarlo, jajajaja
    Interesante artículo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, podría haber acotado más y explicar para quien es el coste en realidad, pero he preferido que cada lector/a lo dedujera enfrentándole a su propia situación.

      Gracias a ti por leer y comentar este artículo.

      Eliminar
  2. Muy buen articulo Javier. Si me permites, añadiría un beneficio adicional en los libros de ficción : Vivir otras vidas en el espacio y en el tiempo vetadas por nuestras limitaciones humanas. Disfrutar pasiones, paisajes, intrigas, miedos,..... del pasado y del futuro, lejanas e imposibles y luego volver a nuestra sencilla realidad beneficiada de esa experiencia mental que hemos vivido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente comentario, Javier. Estoy de acuerdo con el beneficio que mencionas, aplicable a cualquier lector, pero también a los directivos de empresas a los que se dirigía en origen el artículo. Gracias a la lectura, un directivo puede hacer más soportable un trabajo que le desagrada, pero al que se siente obligado; la ficción aportaría un escape para hacer más llevadera su vida y productivo su trabajo reales, al permitirle "vivir" otra vida.

      Gracias por tu aportación.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
    2. No pensaba tanto en los directivos como en las personas más sencillas. El directivo, en el fondo, tiene capacidades y medios para vivir más plenamente situaciones que se escapan a las personas comunes. La persona más humilde con un libro en sus manos puede "vivir" momentos maravillosos ( y pervivir en él dependiendo de su memoria). Seguro que te suena lo que digo.

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo contigo, Javier, salvo en que "el directivo, en el fondo, tiene capacidades y medios para vivir más plenamente situaciones que se escapan a las personas comunes". No hay nada más común que un directivo, en mi opinión.

      Gracias por este interesante debate.

      Eliminar

Redes sociales