Reseña emocional de "Amigos y amantes", novela de Iris Murdoch

¿Es necesario ver la muerte de cerca para distinguir con claridad el amor donde sólo había amistad? Tan tenue es la línea divisoria entre ambos sentimientos que sólo un hecho irreversible como la muerte consigue hacerla evidente, parece decirnos el narrador de esta novela de Iris Murdoch, Amigos y amantes. De hecho, el título de la obra ya da pistas de ello.


En la historia se van trazando los hilos que relacionan unos personajes con otros hasta componer una especie de colmena en la que cada celda tiene relación con todas las demás. Se crea un microcosmos en el que el narrador se recrea en hacernos notar el calor húmedo de la playa en verano, en describirnos los instintos sexuales de los personajes, sin acudir a clichés fisiológicos, y en detallarnos los vericuetos emocionales que atraviesan los protagonistas, que aparentan ser marionetas inmersas en el desbarajuste afectivo al que se ven sometidas.


La novela es un prodigio de técnica narrativa. Utiliza un narrador en tercera persona que en cada capítulo se pega a un personaje distinto. Una voz cuidada y analítica; una vez que, aunque no es muy diferente en cada personaje, consigue hacernos sentir las emociones de cada uno. 

Lo que más me ha gustado es la forma en la que se ha dosificado la tensión narrativa desde que, al comienzo, empiezan a entreverse las relaciones afectivas entre los personajes hasta el desenlace final, algo deus ex machina (curiosamente, reconocido por la autora en la propia novela).

Una excelente novela que abre el apetito por leer otros trabajos de la autora.

Y, por fin, las frases más interesantes, en mi opinión. Hay muchas más pero he dejado estas pocas para no alargar demasiado la entrada (mis comentarios en cursiva y entre paréntesis):

  • Allí estaban las piezas unidas de un ser humano, allí estaban sus ropas y sus atributos carnales. (Distanciamiento para hacer más visible el hecho humano)
  • A juicio de Ducane, Jessica estaba dotada de gran talento, pero carecía casi por completo de pretensiones intelectuales, lo cual constituía una amalgama que no había tenido jamás ocasión de conocer. (Caracterización contradictoria de personajes)
  • Entre el pie desnudo de Ducane y la rodilla de Kate mediaba un vacío de un centímetro, del que los dos tenían agradable conciencia, como sí por aquel minúsculo estrecho pasara una corriente deliciosamente impetuosa. (¿Hay forma más voluptuosa y a la vez más sutil de mencionar la atracción sexual?)
  • La felicidad consiste en que la parte consciente de nosotros mismos esté de un modo natural, cotidianamente, ocupada, activa y sin centrarse en el propio ser. La desdicha estriba en que esa parte consciente permanezca de un modo natural, todos los días, sin cesar, centrada de manera angustiosa en el propio ser. (Yo creo que la mayoría de los manuales de autoayuda beben de estas dos frases)
  • Pero aquel movimiento de giro sobre sí misma, con la torpeza que lo acompañó, y la visión de las nalgas, y el grotesco apartamiento de las rodillas, puso de relieve la patética fealdad de la carne real, y también todo su atractivo. (Ahí está el secreto de la existencia, el origen de la belleza)
  • El calor que reinaba en la estancia creaba materialmente un silencio aterciopelado, en el que los seres humanos se movían despacio, como si nadaran. (Imposible hacer más material una sensación)
  • Se vio como una rata, como una rata inquieta, ajetreada, ocupada tan sólo en buscar ventajas para sí, ventajas pequeñas, ventajas y comodidades. Ocupada en vivir sin dificultades, en gozar de dulces placeres hogareños, en procurar que los demás le tuvieran a uno en buen concepto. (Una certera descripción de las sociedades occidentales actuales)
  • Las tinieblas eran más densas, más físicas, y le cubrían la cabeza como si fuesen un molde de negro liquen. (Otra descripción "materializada")

¿Te ha gustado este artículo? ¿No? Coméntalo y/o compártelo utilizando los botones y casillas de más abajo. Si dejas tu dirección de correo electrónico, no te perderás los artículos futuros, que los habrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redes sociales