Cómo he disfrutado escuchando «Cementerio de animales», la novela de Stephen King

Esta novela no la he leído, la he escuchado gracias a un audiolibro (acabo de darme cuenta de que no conozco una palabra específica para «leer con el oído» como sí la hay para hacerlo con la vista: «mirar/ver» es a «leer» como «oír/escuchar» es a «??????»).

Pues bien, la experiencia ha sido fantástica, verdaderamente recomendable. En novelas de este género, el de terror, quizás sean en las que más pueda disfrutarse una buena grabación de audio que aproveche desde los oportunos silencios hasta la aceleración de las escenas en las que se espera con angustia un acontecimiento inminente. Imbatible la mezcla de Stephen King y audiolibro.

Mi tercera lectura de Stephen King en un año no me ha defraudado en absoluto. Como en los casos anteriores (El resplandor y La niebla), la predecibilidad del argumento consigue aumentar el interés del lector por saber el cómo y a qué precio se producirá el desenlace. Tampoco devalúa la lectura una ambientación, en momentos, excesivamente teatralizada. El autor es muy consciente del efecto que quiere conseguir en el lector, quien se presta sumiso a sufrir y a aceptar todos los acontecimientos y expresiones que aumenten dicho sufrimiento. No es un libro para buscar moralejas, que las tiene, sino para pasar un rato absorbido por una trama que desde el primer momento da pistas, pero que sabe graduar la tensión para que la lectura vaya en todo momento de menos a más.

¿El inconveniente?: que no he podido hacer anotaciones en el texto, como suelo hacerlo sobre papel o sobre un ebook. Contratiempo sobradamente compensado con el goce de escuchar una historia bien leída.

Y a vosotros, ¿disfrutáis con los audiolibros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redes sociales