Cómo organizo cada día la información que utilizo

Cada día, además de los menesteres y los afanes propios de mi naturaleza humana y familiar, dedico mi tiempo a escribir, ficción y no ficción, así como a leer, sobre todo ficción, pero también no ficción. La fuente de estas últimas lecturas suelen ser libros de técnica narrativa y diversos los blogs que sigo. Muy poco de revistas o periódicos generalistas; me basta con la dosis de noticias que recibo de la televisión mientras ceno.


Considerando que estoy suscrito a unos setenta blogs cuyo contenido me interesa, ¿cómo me organizo sin que dedique las 24 horas del día a leerlos? Primero tengo que dimensionar adecuadamente la situación, ya que no todos los blogs publican diariamente. En realidad, hay muy pocos que publiquen más de un artículo al día, mientras que la gran mayoría publican uno cada una o dos semanas. Con esta frecuencia, calculo que diariamente tendré disponibles entre cincuenta y sesenta artículos para leer. Son muchos, pero no tengo que leer todos, solo los que me interesen. Si quieres saber cómo los filtro, sigue leyendo.

Espero que mi intento por detallar el proceso que sigo para que el océano de información que me asedia no me ahogue, no lo entiendas en un sentido magistral; ni siquiera supongo que lo hago de la forma más eficiente ni eficaz posible. Solo pretendo dar a conocer cuál es dicho proceso por si te puede venir bien o por si puedes aconsejarme algún otro sistema que me convenga más. Solo y nada más que eso. Dicho esto, aquí tienes la secuencia temporal que sigo:


  1. A primera hora de la mañana, en no más de diez minutos:
    • Abro el navegador de internet (Google Chrome en mi caso) en el ordenador y entro en la página de Feedly donde aparecen listados los titulares de todos los artículos nuevos de los blogs a los que me he ido suscribiendo a lo largo del tiempo.
    • Los artículos que no me interesan los elimino con la "X" de la derecha; los que me interesan los abro y "pincho" en el vínculo de la página web original, lo que hace que el navegador me abra dicha página.
    • En la página web del blog, con el artículo que me interesa abierto, ejecuto el "web clipper" de OneNote para el navegador. Se trata de un complemento que instalé en su momento en Google Chrome (existe para el resto de navegadores) cuya misión es capturar una página web para añadirla a OneNote, la aplicación que utilizaré después para leer. No solo hace la captura sino que la convierte en un formato no tan vistoso como el de una página web pero sí más legible.
    • Todos los artículos así capturados terminan automáticamente en una carpeta de OneNote donde tengo las notas no leídas.
  2. A última hora del día, normalmente justo antes de acostarme:
    • Dedico unos veinte minutos para leer en mi tablet los artículos que se encuentren en la carpeta de notas no leídas de OneNote, mediante la aplicación Android que tengo instalada, que suelen ser entre diez y quince artículos.
    • Una vez leído un artículo decido si lo archivo en una de las carpetas de OneNote donde guardo lo leído por si tuviera que volver a consultarlo en el futuro; lo archivo en otra carpeta con los artículos que subiré a mis redes sociales (Twitter, Facebook, Google+ y LinkedIn); o lo borro, que suele ser lo más frecuente.
Y eso es todo. Esta es mi forma de crearme un periódico a mi medida. Lo dicho, cualquier idea o comentario serán muy bienvenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redes sociales