Análisis comparativo de los mejores correctores de estilo online

Unos escribimos más WhatsApp que emails; otros, más informes laborales que trabajos de clase; algunos, más relatos que novelas.

Al escribir, creemos expresar lo que pensamos, pero aunque lo hagamos es posible que no consigamos transmitir nuestro mensaje al destinatario. Por ello, debería importarnos tanto saber cómo volcar en el papel/pantallas lo que pensamos como hacernos entender. Para conseguirlo, el texto convendría que fuera redactado de forma comprensible y atrayente, y así captar la atención del lector. En resumen, nuestro estilo de escritura influirá decisivamente en la necesaria complicidad escritor/lector.

Leer las obras de buenos escritores es una de las mejores opciones para mejorar la calidad de nuestra escritura; sin embargo, es posible que no contemos con el tiempo suficiente para hacerlo. En estos casos, y al menos con documentos menos rutinarios de lo habitual, puede ser recomendable utilizar alguna de las herramientas que comenté en estos artículos:
  • ¿Hay palabras que repites demasiado en tus textos?: 1, 2, 3, 4, 5 y 6

Si, aun así, creemos que nos llevaría demasiado tiempo ejecutar dichos procedimientos, nos queda la opción de copiar y pegar el texto a evaluar en alguna de las webs que cito a continuación; después basta con pulsar "Intro" y esperar que la página correspondiente nos diga qué ha encontrado.


He seleccionado aquellas "webs" que, además de un corrector ortográfico algo mejor que el de Word, informan de aspectos gramaticales y hasta de estilo. Con estos requisitos y que trabajen en español, solo he encontrado estas cuatro (en inglés hay bastantes más): SpanishChecker, LanguageTool, MyStilusProWritingAid.


He comparado estas cuatro herramientas web y, para ello, he sometido el mismo texto al criterio de cada una. He utilizado el primer artículo de este blog, que publiqué en junio del año pasado (Novela y tecnología), compuesto de 476 palabras (2.406 caracteres), lo que viene a ser una página. Estos han sido los resultados:


Spanish Checker

  • Se anuncia como corrector de ortografía y gramática, no de estilo.
  • Soporta hasta 2500 caracteres de una sola vez.
  • Genera un pequeño informe con los posibles errores.
  • Como curiosidad, asigna una nota de gramática.
  • En mi texto  (nota gramatical: 88%ha resaltado 6 casos a analizar:
    • Un "que" tras una coma, por no ser de uso habitual.
    • Un "si no" separado que, probablemente, debería ir junto: la palabra correcta es "sino" en lugar de "si no".
    • 4 casos de nombres propios para los que propone alternativas de nombres comunes, que no vienen al caso.
  • En resumen, es una herramienta sencilla con una satisfactoria relación calidad/precio, considerando que es gratis.


Language Tool
  • Corrector ortográfico, gramatical y de estilo.
  • El número máximo de palabras a evaluar en cada ocasión es de 50.000 (gracias a David Olier por la rectificación).
  • No presenta informe: resalta las palabras problemáticas al pasar el cursor sobre cada una, momento en el que se abre un mensaje.
  • En mi texto ha señalado 9 palabras:
    • 5 nombres propios como posibles errores ortográficos.
    • "conectividad" y "peligrosísimo" como palabras inexistentes, que no es así.
    • "remedio-": me recomienda sustituir por "remedio". No hay tal error, forma parte de un texto entre guiones.
    • "son" al iniciarla con minúsculas e ir detrás de puntos suspensivos. En este caso, no proceden las mayúsculas al estar incluida en una oración comenzada antes de los puntos suspensivos.
    • Resalta el mismo "si no" que detectó SpanishChecker.
  • Una estupenda aplicación considerando, además, que es gratis.


My Stilus
  • Corrector ortográfico, gramatical y de estilo.
  • A semejanza del corrector ortográfico de Word, presenta una ventana con las opciones disponibles para cada palabra resaltada.
  • En mi texto ha encontrado 4 posibles correcciones:
    • "blog": anglicismo que me recomienda sustituir por "bitácora".
    • "musulmán": avisa de la posible confusión con "árabe", "islámico" o "moro".
    • Una frase excesivamente larga; es la que incluye la cita de Javier Marías, que yo continúo.
    • "provocan": no confundir con "causan". Advertencia interesante, pero que en este caso no procede.
  • En la opción gratuita el número de palabras a evaluar es muy limitado: 100 sin registro y algunos más con registro. En su versión de pago cuesta 30 euros, o al mes o por un millón de palabras sin fecha de caducidad.
  • Conclusión: insuficiente capacidad en su versión gratuita, aunque las opciones de estilo que ofrece son complementarias a otros programas; demasiado caro en la versión de pago.


Pro Writing Aid
  • Corrector ortográfico, gramatical, pero sobre todo de estilo.
  • Genera un informe en el que se analizan 14 aspectos relacionados con el estilo (10 si es la versión gratuita), con una descripción muy pormenorizada del examen que realiza.
  • En mi texto (de forma resumida, ya que el informe consta de 19 páginas), se alerta de:
    • 7 frases largas (de más de 30 palabras). Además se añade una detallada estadística con el promedio de palabras por frase, el tipo de oraciones según el tipo de palabras, etc.
    • Que no reconoce la palabra "blog".
    • Posibles errores en 6 nombres propios.
    • Que debería bajar mi porcentaje de uso de palabras comunes desde un 47,3% hasta un 40%, aunque no dice qué casos podría modificar para conseguirlo.
    • 4 casos de palabras repetidas muy próximas en los casos de "nuevas tecnologías", "lo que dicen", "conectividad" y "pensar que".
    • 26 palabras compuestas por 3 ó más sílabas; 2 de ellas de 6 sílabas, con la intención de que las acorte, si es posible, para una mejor comprensión del lector.
    • Posibles casos de inconsistencias de mayúsculas. Son los casos de los nombres propios.
    • No ha detectado el caso de "si no" utilizado erróneamente en lugar de "sino", como sí hicieron tanto SpanishChecker como LanguageTool.
  • La opción gratuita soporta hasta mil palabras cada vez, suficiente para la gran mayoría de situaciones. La opción "premium" o de pago se ofrece con tarifas que van desde 40 USD al año hasta 140 USD sin fecha de caducidad, en ambos casos sin limitación de tamaño del texto a analizar.
Claramente, esta aplicación es la que parece ser la opción más conveniente, aun en su versión gratuita; eso sí, en los escritos importantes yo la complementaría con LanguageTool.

Por último, solo me queda mencionar el aspecto de la confidencialidad. En cualquiera de estas herramientas, el texto a evaluar se "sube" a internet para que los servidores de cada aplicación hagan su trabajo. Hasta qué punto el texto subido pueda ser utilizado sin nuestro consentimiento es algo que habrá que tener en cuanta. Cada aplicación publica su política de confidencialidad en su web.


P.D.: Unos pocos meses después de la publicación de este artículo, apareció un brillante comentario al mismo en el blog de Néstor Belda: "Cuidado con el estilo de los correctores de estilo online".


P.D.: La versión final de este artículo la he evaluado con Pro Writing Aid más Language Tool.

P.D.: He dejado sin modificar el artículo del blog que he utilizado en los análisis, para que sirva de contraste con lo dicho en este artículo.

4 comentarios:

  1. Hola Javier. He visto tu post en Twitter y no he podido evitar meterme a juguetear con las herramientas que propones. Muy interesantes por cierto :-) Me gusta mucho tener esta opción de verificar de manera más rápida lo que hago yo a mano en casa y con mucha más precisión.

    Solo hay una cosa que he descubierto diferente respecto a tu artículo y es que la segunda herramienta (Language Tool) sí que tiene un límite de caracteres (50.000).

    Muchas gracias por las herramientas y un abrazo.

    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la rectificación, David. Ya he modificado el texto del artículo.

      Y gracias a ti por leerme. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola, Javi:
    Como siempre, nos has dejado un artículo exhaustivo y concienzudo.
    Mi conclusión es que por bueno que sea el software, tienes que poseer sólidos conocimientos de gramática, ortografía y estilo. De lo contrario, en muchas sugerencias puedes acabar metiendo la pata.
    Por ejemplo, el «cuanto» que, según el software, debería comenzar con mayúscula y tú lo consideras correcto. Me he tomado el trabajo de buscar el artículo, y he comprobado que hay una supresión de parte de la frase. Entonces, lo que corresponde, en este caso, anteponer [...], con lo cual queda indicada la situación. Es decir, no es que la palabra cuanto deba ir con mayúscula, porque en el original no está así, sino que, en realidad, el error está en la propia cita. Pero eso el software no lo detectó.
    Otro caso lo tienes con «puede pensar que se esté», que dices no entender. La corrección se debe a que usas el presente del subjuntivo (esté) en lugar del presente del indicativo (está/están). Este tipo de expresiones tienen la estructura «pensar/creer/opinar+que+INDICATIVO).
    En resumen, el lenguaje es muy flexible y este tipo de software sería útil, si acaso, para un «repaso final», siempre y cuando los conocimientos de gramática, ortografía y estilo del usuario sean adecuados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Néstor por tus acertados comentarios. Ya he corregido el artículo para tenerlos en cuenta.
      Coincido contigo en que los correctores "automáticos" son una ayuda más a disposición de los escritores, que nunca puede sustituir el alto conocimiento gramatical y de estilo que se le debe suponer a aquellos. Esa es al menos la situación actual; no me atrevo a presagiar qué pasará en unos años considerando todo lo que se avecina de la mano del "big data", la realidad virtual, etc.
      Un abrazo.

      Eliminar

Twitter